Bibliografía

 

 En la mejor tradición de la Iglesia se ha acostumbrado siempre leer las Vidas de los mártires, viendo en ellas el mejor comentario al Evangelio de Cristo.

–Actas de los mártires, BAC 75, Madrid 1962, 1.185 p., edición bilingüe, preparada por D. Ruiz Bueno.

–Martirologio, Apostolado Mariano, Sevilla 1991, I,110 p., II,110 p., trad. Baudilio Luis Ruiz, O.S.B.

–Atti dei martiri, Paoline, Milán 19852, 782 p., traducción y notas de Giuliana Caldarelli.

Sobre el martirio en los primeros siglos de la Iglesia y en nuestro tiempo:

Paul Allard, Diez lecciones sobre el martirio, Fund. GRATIS DATE, Pamplona 2000, 100 p.; estudia las persecuciones de los primeros siglos.

Celestino Del Noce, Il martirio. Testimonianza e spiritualità nei primi secoli, Studium, Roma 1987, 206 p.

Andrea Riccardi, Il secolo del martirio, Mondadori, Milán 2000, 522 p.; da cuenta de los mártires cristianos habidos en el siglo XX en todo el mundo.

Sobre los mártires habidos en la Guerra civil española del pasado siglo hay una literatura abundante, de la que destaco solamente:

Antonio Montero Moreno, Historia de la persecución religiosa en España (1936-1939), BAC 204, Madrid 19982, 883 p.

Vicente Cárcel Ortí, La persecución religiosa en España durante la segunda República (1931-1939), Rialp, Madrid 1990, 404 p.

Id., La gran persecución, España 1931-1939; historia de cómo intentaron aniquilar a la Iglesia católica, Planeta-Testimonio, Barcelona 2000, 370 p.

En esta obra se dice que la persecución que sufrió la Iglesia en España fue la mayor persecución religiosa de la historia: «de los 6.832 muertos, 4.184 pertenecen al clero secular –incluidos 12 obispos, un administrador apostólico y los seminaristas–, 2.365 religiosos y 283 religiosas. No es posible ofrecer cifras ni siquiera aproximadas del número de seglares católicos asesinados por motivos religiosos, pero fueron probablemente varios millares... Con lo que tendríamos una cifra aproximada de unos 10.000 mártires» (ib. 209-210).

Además de la canonización de San Maximiliano Kolbe, Juan Pablo II, hasta 1998, había beatificado a 268 mártires del siglo XX, de los cuales 221 eran españoles, 25 mexicanos, 10 asesinados por el nazismo, y otros varios del Este europeo, Tailandia, Zaire, etc.

De los mártires españoles del pasado siglo existen biografías numerosas, de las que cito únicamente:

Vicente Cárcel Ortí, Mártires españoles del siglo XX, BAC 555, Madrid 1995, 659 p. Da la biografía de cada uno de los 217 mártires beatificados hasta aquella fecha.

Gabriel Campo Villegas, C.M.F., Ésta es nuestra sangre. 51 claretianos mártires, Barbastro, agosto 1936, Publicaciones Claretianas, Madrid 1990, 380 p.

Plácido Mª (Miguel) Gil Imirizaldu, O.S.B., «...Iban a la muerte como a una fiesta». Crónica de un testigo, Monasterio de Leyre, Navarra, 1993, 157 p.

Por esos años hubo también en México una admirable floración de mártires:

Jean Meyer, La Cristiada, Siglo XXI, México 19775, vols. I-III.

José María Iraburu, La Cristiada y los mártires de México, en Hechos de los apóstoles de América, Fund. GRATIS DATE, Pamplona 19992, 505-526 p.

Vale la pena recordar, en todo caso, que la mayor persecución religiosa de la historia cristiana fue realmente la padecida en la Unión Soviética bajo el comunismo marxista.

Unos 200.000 religiosos fueron asesinados, según reveló, en tiempo de Boris Yeltsin, una comisión gubernamental rusa presidida por Alexander Yakovlev (20-I-1998). En el período de 1917 a 1941 fueron eliminados unos 250 obispos. Y de las 48.000 iglesias que había en 1918, quedaron 7.000.

En El libro negro del comunismo (Planeta-Espasa 1998), obra de varios autores, aunque se proporcionan escasos datos cuantitativos de la persecución sufrida por los cristianos en la Unión Soviética, se reproducen textos impresionantes de Lenin y de otros dirigentes marxistas, en los que se muestran claramente decididos a eliminar la Iglesia en forma «implacable y despiadada» (p. ej. 146-149).