5 Ser signo transparente del Buen Pastor

1.-Signo del Buen Pastor

El testimonio de caridad pastoral, que es parte integrante de la evangelización, supone relación personal con Cristo, seguimiento e imitación de sus actitudes de Buen Pastor.

Cristo eligió a los Apóstoles para prolongar en ellos de modo peculiar su realidad sacerdotal: «He sido glorificado en ellos» (Jn 17,10), su olor (2Cor 2,15), su testigo (Jn 15,27; Act 1,8).

Bajo esta idea y realidad de signo y en relación a la sacramentalidad de la Iglesia, se podría resumir el decreto conciliar Presbyterorum Ordinis diciendo que el sacerdote ministro es:

-Signo de Cristo Sacerdote, Cabeza y Buen Pastor, en cuanto que participa de su misma consagración y misión para actuar en su nombre (PO 1-3).

-Signo de su palabra, sacrificio, acción salvífica y pastoreo, en equilibrio de funciones (PO 4-6).

-Signo de comunión eclesial con el obispo (PO 7), con los otros sacerdotes (PO 8), con todo el Pueblo de Dios (PO 9).

-Signo de caridad universal y «máximo testimonio del amor» (PO 10-11).

-Signo viviente de sintonía con los sentimientos y actitudes del Buen Pastor, como su «instrumento vivo» (PO 12-14).

-Signo de sus virtudes (obediencia, castidad, pobreza) como concretización de la caridad pastoral (PO 15-17).

-Signo potenciado constantemente por los medios comunes y peculiares de santificación y de acción pastoral (PO 18-21).

Esta realidad de signo es ontológica (como participación en el ser de Cristo), relacional y vivencial (como trato personal, seguimiento e imitación). Ser «instrumento vivo de Cristo» (PO 12) indica una eficacia y una transparencia, de modo parecido a cómo toda la Iglesia es sacramento, es decir, signo transparente y portador de Crito.

2.-La caridad pastoral

La caridad del Buen Pastor (+cap. 2,2) es el punto de referencia de toda la espiritualidad sacerdotal (+LG 41). Es caridad que mira a los intereses o gloria de Dios (línea vertical o ascendente) y a los problemas de los hombres (línea horizontal). El equilibrio de estas dos líneas se encuentra en la misión y en la actitud de dar la vida (línea misionera). Para el sacerdote ministro esta caridad es un don de Dios (línea descendente). Son líneas que abarcan tanto la vida como el ministerio sacerdotal:

-Línea esponsal de compartir la vida con Cristo.

-Línea pascual: pasar con Cristo a la hora del Padre o a sus designios de salvación a través del ofrecimiento de sí mismo.

-Línea totalizante de generosidad evangélica: seguimiento radical.

-Línea de misión universal: disponibilidad misionera.

-Línea de audacia y perseverancia, de cruz y martirio, «aunque amando más, sea menos amado» (2Cor 12,15).

Ejercer los ministerios «en el Espíritu de Cristo» (PO 13) equivale a vivirlos en sintonía con la caridad del Buen Pastor:

-En el ministerio de la Palabra: predicar el mensaje tal como es, todo entero, a todos los hombres, al hombre en su situación concreta, sin buscarse a sí mismo.

-En la celebración eucarística: vivir la realidad de ser signo de Cristo en cuanto a Sacerdote y Víctima por la redención de todos.

-En el ministerio de los signos sacramentales: celebrarlos en sintonía con la presencia activa y salvífica de Cristo, que se hace encontradizo con los creyentes en él.

-En toda la acción apostólica: haciendo realidad en la propia vida la sed y el celo pastoral de Cristo.

3.-La fisonomía y virtudes concretas del Buen Pastor

La vida de los Apóstoles se concreta en el seguimiento evangélico de Cristo para ser fieles a su misión. Es vida de caridad pastoral como signo transparente de la vida del Buen Pastor. Cristo hizo de la vida una donación total según los designios salvíficos del Padre en el amor del Espíritu Santo: dándose a sí mismo (pobreza), sin pertenecerse (obediencia), como esposo o consorte de la vida de cada persona humana (virginidad o castidad).

La vida apostólica o vida evangélica de los Apóstoles sigue siendo una urgencia para todos sus sucesores (los obispos) e inmediatos colaboradores (los presbíteros). Sus elementos esenciales son:

-Generosidad evangélica para el seguimiento del Buen Pastor e imitación de sus virtudes (obediencia, castidad, pobreza),

-disponibilidad misionera como prolongación de la misión de Cristo (+cap.6),

-fraternidad sacerdotal para ayudarse en la generosidad evangélica y en la disponibilidad misionera (+cap.7).

Las virtudes concretas delinean la fisonomía del Buen Pastor y enraízan en la caridad pastoral. Se trata de ordenar las tendencias más hondas del corazón humano según el amor (ordo amoris: I-II,62,a.2):

-Ordenar la tendencia a desarrollar la propia libertad y voluntad: siguiendo los designios salvíficos de Dios Amor sobre la humanidad (obediencia).

-Ordenar la tendencia a la amistad, intimidad y fecundidad: compartiendo esponsalmente con Cristo la historia humana (castidad o virginidad).

-Ordenar la tendencia a apoyarse en las criaturas: apreciándolas como dones de Dios, para tender al mismo Dios y compartir los bienes de los hermanos (pobreza).

La obediencia que deriva de la caridad pastoral es parte integrante de la acción ministerial. Los designios salvíficos de Dios Amor se manifiestan a través de los signos pobres del hermano, de los acontecimientos y de las luces e inspiraciones del Espíritu Santo. Entre estos signos hay que destacar, como «principio de unidad» (LG 23), el servicio de presidencia por parte de la Jerarquía y, en concreto, del obispo (+Ef 2,19-20).

La obediencia evangélica se concreta en la audacia de una santa libertad de diálogo sincero que es garantía de docilidad incondicional (PO 15).

La castidad o virginidad (llamada también celibato) es «signo y estímulo de la caridad pastoral y fuente de fecundidad espiritual en el mundo» (PO 16; +LG 42). La castidad virginal tiene, pues, estas dimensiones:

-Dimensión cristológica: amistad profunda con Cristo, a partir de una declaración de amor y de una entrega esponsal a su obra salvífica.

-Dimensión eclesial: ser signo del amor esponsal entre Cristo y su Iglesia, sirviendo y amando a la Iglesia como Cristo la amó y sirvió.

-Dimensión antropológica: de perfección cristiana de la personalidad por un proceso de donación que es relación profunda con Cristo y fecundidad apostólica.

-Dimensión escatológica: como signo y anticipo de un encuentro final con Cristo, «al servicio de la nueva humanidad que Cristo, vencedor de la muerte, suscita por su Espíritu en el mundo» (PO 16).

La pobreza evangélica de la vida apostólica (o vida de los doce Apóstoles) es una expresión necesaria de la caridad pastoral: darse como Cristo. El Señor amó así: «El Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza» (Mt 8,20). La pobreza ministerial, a la luz de la caridad pastoral, encuentra unas pautas de aplicación en la doctrina y disposiciones de la Iglesia durante la historia, como herencia recibida de la tradición apostólica (apostolica vivendi forma):

-Vivir del propio trabajo pastoral.

-Disponer de los bienes que provienen de este trabajo, con una moderación de vida, limosna, compartir con los hermanos del Presbiterio y con la comunidad eclesial.

-Devolver a la comunidad y a los pobres lo que no se necesita para una vida verdaderamente sacerdotal (+Mt 10,8-11; PO 17; can. 282,387).

4.-Santidad y líneas de espiritualidad sacerdotal

Del ser y de la función sacerdotal deriva una exigencia y una posibilidad de santidad, que se concreta en la caridad pastoral. Esta santidad es, pues, vivencia de lo que el sacerdote es y hace. Es siempre fidelidad a la acción del Espíritu Santo (cap.3, n.4). Las líneas o rasgos de la fisonomía espiritual y pastoral del sacerdote se encuentran en los textos bíblicos sobre la vida apostólica y se pueden concretar según las directrices conciliares del Vaticano II:

-Actitud de servicio (PO 1,4-6).

-Consagración para la misión (PO 2-3).

-Comunión de Iglesia (PO 7-9).

-Esperanza y gozo pascual (PO 10).

-Transparencia e instrumento vivo de Cristo Sacerdote y Buen Pastor (PO 12).

-Santidad en el ejercicio del ministerio y «ascética propia del pastor de almas» (PO 13-14).

-Caridad pastoral concretizada en obediencia, castidad y pobreza (PO 15-17).

-Uso de los medios comunes y específicos de santificación y apostolado (PO 18-22).

La santidad sacerdotal, como se ha dicho continuamente, enraíza en la espiritualidad cristiana. Las virtudes humano-cristianas pasan a ser sacerdotales cuando se expresan en la caridad pastoral:

-La capacidad de tener y emitir un criterio o una convicción y modo de pensar, se ilumina con la fe.

-La capacidad de valorar las cosas se potencia y equilibra con la esperanza para sentir y apreciar los valores según la escala de valores del Buen Pastor.

-La capacidad de tomar decisiones se enriquece con la caridad para amar y actuar como Cristo Sacerdote.

Guía pastoral

-Reflexión bíblica

-Aspectos de la caridad pastoral de Cristo: Jn 10,1ss: Lc 15,1-7; Act 10,30; Is 40,11; Puebla 681ss.

-De la amistad con Cristo, a la caridad pastoral: Jn 15,9.13-14; 21,15-19.

-Las exigencias evangélicas de la caridad pastoral: Mt 4,19-22; 10,1ss; Lc 10,1ss.

-Las figuras de Pedro y Pablo: Act 20,1738; 1Pe 5,1-4.

-La fecundidad de la cruz: In 16,20-33; Gal 4,19; Col 1,24.

-Sentido redentor de la obediencia del Buen Pastor: Heb 5,7-9; 10,5-7: Jn 10,18; Fil 2,5-11.

-La vida de pobreza para vivir el amor preferencial por los pobres: Mt 8,20; 2Cor 8,9; Puebla 670.

-Estudio personal

y revisión de vida

-Líneas pastorales de la vida sacerdotal según Prebyterorum Ordinis. Relacionar PO 4-6 (ministerios) con PO 12-14 (santidad).

-Caridad pastoral y unidad de vida (PO 14).

-Caridad ascendente y descendente a la luz de la misión (PO 13).

-Dimensión misionera de la obediencia, castidad y pobreza a la luz de la caridad pastoral (PO 15-17).

-La vida apostólica como fraternidad (PO 8), disponibilidad misionera (PO 10) y generosidad evangélica (PO 15-17).

-Dimensión cristológica, eclesial, antropológica y escatológica de la castidad (PO 16; Puebla 692; Medellín XI,21).

-Signos y medios de la pobreza ministerial (PO 17; can. 282,287).

-Virtudes humanas redimensionadas en la caridad pastoral (PO 3; OT 11 y 19).